El día que salí en televisión

Television

No me gustan las cámaras. Difícilmente sonría en una foto. No me gustan los primeros planos. Es casi imposible que haya videos de mi hablando. Tampoco es que reniegue de eso, no tengo nada en contra de los youtubers, o las transmisiones de Facebook live. Simplemente no me sale, me trabo, no se que decir. Siempre miro a los conductores de televisión tan tranquilos, y quedo maravillado. Pero ni loco lo hago.

El miedo a la vergüenza debe ser, o la vergüenza ajena que siento por algunas personas al verlas, porque no.

Sin embargo, por otro lado, no tengo problemas en pararme frente a un grupo de gente a hablar. Mucho menos escribir. La sensación de seguridad que me brinda estar sentado cómodamente detrás de un teclado, sin tener la mas mínima idea de quien me esta leyendo ni en que momento. Por otro lado, es más difícil dejar malentendidos, principalmente porque (se supone) que los escritos tienen que ser releídos y corregidos antes de ser publicados. Pero bueno, en fin.

A pesar de todo eso, termine saliendo en la televisión uruguaya. No solo eso, sino que, en un programa muy visto, en un canal muy importante. ¿querés saber como llegue a ese programa?

Como me contactaron

Un buen día, taza de café en mano, me dispuse a hacer lo que (casi) todos los días vengo haciendo hace mas de un año: dedicarle un rato al blog, contestar mails, aclarar consultas, responder comentarios, visualizar fallas, y dedicar al menos cinco minutos a escribir algo.

Solo que ese día fue distinto: un mensaje de un productor de TV uruguayo me ofrecía acompañar a un conductor y su equipo a recorrer las calles de Copenhague, ciudad que me había acobijado en sus brazos hacia ya varios meses. Por supuesto que acepte sin tener mucha idea de lo que estaba haciendo, sin sentarme a analizar que tenia que hablar delante de una cámara, junto a un conductor profesional.

Paso el tiempo y no tuve mas noticias en el corto plazo. Un día finalmente me contactaron para preguntarme si podíamos ir a visitar la ciudad de Roskilde. Nuevamente dije que sí, solo que más convencido, ya que la ciudad si la conocía como turista.

Por otro lado, tenia ganas de una revancha personal. Me había quedado un gusto muy amargo de la visita al museo vikingo, y quería intentar redimirme con toda la información que Svend (aprovecho para mandarle un saludo) me había brindado al respecto.

¿Un pique para Rafa? En donde me metí…

Me puse a estudiar un poco, y a averiguar más sobre el programa y su conductor, a los que honestamente no conocía. Hoy, con el diario del lunes, digo “menos mal”, si no difícilmente hubiera aceptado tan alegremente como lo había hecho varias semanas atrás.

Ese conductor era nada mas ni nada menos que Rafa Villanueva, conductor con trayectoria tanto en radio como en televisión en su Uruguay natal. El programa estaba saliendo en el prime time de los sábados, en canal 12: el programa mas visto del fin de semana.

Automáticamente mis piernas empezaron a temblar. Lo que dijera, lo que titubeara, lo que me trabara, nadie iba a poder cambiarlo. Si decía algo que no sabía, la historia me iba a juzgar como un ignorante y un mentiroso. El famoso “archivo”. Pensé que no me iba a calmar e iba a poner alguna excusa para no ir. Pero finalmente recapacité y entendí que esto no era más que otro paso.

Preparación previa al programa

Me comunique con la parte de producción varias veces para coordinar fechas y horarios, lugares a ver, y que íbamos a hacer. Armamos un itinerario aproximado, con varios puntos a ver. La idea era cubrir todos los aspectos de la ciudad, sabiendo que el tiempo apremiaba. Todo no podía superar los 10 minutos, ya que éramos 4 personas distintas, en mas o menos el mismo tiempo cada uno. Entre enlaces, publicidades y demás, el programa de una hora estaba hecho.

Habiendo definido todo, el pánico inicial volvió a mí, por lo que me puse a estudiar un poco sobre los lugares que íbamos a visitar. El problema fue que en el medio ya teníamos planificada la vuelta a la Ring Road en Islandia. Y posterior a eso, la vuelta a Escandinavia. Por lo que el estudio termino relegado a los últimos días nada más, a un pequeño machete, y rezar porque no me preguntaran nada que me pusiera en un compromiso del que no pudiera salir.

El día de la grabación

Llego el 3 de noviembre. Nos encontramos a la mañana en la estación central de Copenhague, donde tomamos el tren hasta la estación de Roskilde. A los cinco minutos de habernos encontrado, me di cuenta de que todo iba a ir sobre ruedas. Los 3 (conductor, cámara y productor) eran personas sencillas y agradables. Las verdaderas palabras serian: laburantes y copados.

Charlamos un poco sobre la vida en Dinamarca, sus vidas de viaje como equipo de grabación, la televisión, las ciudades visitadas y demás. La distancia que nos separa desde Copenhague hasta Roskilde es mas bien corta, por lo que cuando nos quisimos acordar había que empezar a grabar.

Aclarado los puntos a tener en cuenta en la grabación, como hablar, y como moverse delante de la cámara (cosas que, al ver el programa, me doy cuenta de que no entendí) nos dispusimos a grabar.

El proceso de grabar un programa

A simple vista, grabar un programa de televisión puede parecer muy complejo. La experiencia de los tres hizo parecer que era algo cuanto menos sencillo. Mientras yo pensaba que podía llegar a ser útil en la posterior edición, ellos ya iban armando el programa en su cabeza. Sabían que grabar, y como ir uniendo videos con videos. Que cosas eran útiles, que faltaba, que podrían agregar para dar interés. Me sorprendió, sin dudas, lo bien que funcionaban como equipo.

En un momento, me indicaron lo que tenia que hacer, y me dijeron: cuando estés listo arrancamos. Cámara enfocada, productor detrás de escena… y arrancamos. Si bien no logre relajarme, lo disfrute mucho.

Me equivoque, nos reímos de la gente que paso, me dijeron que en algunas cosas no nos explayemos demasiado porque no había tiempo. En fin, lo disfrute (y creo que disfrutamos) mucho. Desgraciadamente algunas partes quedaron afuera por falta de tiempo, lo cual fue una pena. Afortunadamente, una gran parte de escenas quedaron afuera, espero que, por conservar mi humanidad, ya que me avergonzaba de como hablaba, de cómo debía verme.

Fin de la grabación y balance previo

Terminamos de grabar juntos, y posterior a la despedida del programa, me dijeron que había salido bien. Obviamente que no les creí. Insistieron. Y nuevamente no les creí. Así que volvimos caminando juntos charlando de cómo había salido todo.

Nos tomamos el tren nuevamente hacia Copenhague, y la charla ya había cambiado de tema: el futuro y donde estaríamos el día que el programa se emitiera.

Con un abrazo cordial y una foto de despedida, me despedí de estos 3 grandes que alegran a la gente y muestran un poquito el mundo desde la óptica de un latino.

Television

Finalmente, el programa

Tanta charla… ¿y el programa dónde está?

Sabía que todas esas ideas estaban en mi cabeza hasta el día en que viera el programa editado y terminado. De todas formas, decidí no desesperarme y esperar a que me avisaran.

Para ser honestos, tampoco tuve mucho tiempo, ya que pocos días después arrancamos el ultimo gran viaje que hicimos en el 2017, mas de 7200 km por Escandinavia.

En el medio de ese periplo, mas puntualmente en las afueras de Trondheim, Noruega, después de una nevada que nos demoro mas de 30 minutos y un lindo dolor de cabeza en poder llegar al Airbnb reservado, me llego un mensaje de parte de la producción: el programa estaba online. Había sido emitido por la televisión el fin de semana anterior.

Dispusimos a armar una picada, comer algo liviano (había sido un día bastante largo, no tantos kilómetros, pero si mucha nieve en las rutas) y ver el programa.

Una vez finalizado, me di cuenta de la realidad: Podría haber sido peor. No me quejo, estoy conforme. Ahora es su turno de juzgarlo.

Les dejo el programa para que lo vean, y disfruten. Pueden verme a partir del minuto 39:40.

Recomiendo que vean el programa completo, ya que el viaje junto a Eze y Dani (dos amigos, de los primeros que conocí en Copenhague) y a Beto en Malmo es excelente.

Tuviste mucho aguante si llegaste hasta acá. Así que ante todo, muchas gracias por formar parte de esta comunidad de lectores y viajeros. Espero que les haya gustado y compartan cualquier duda o sugerencia en los comentarios.

Si les despertó la curiosidad, vengan para Escandinavia. Es mucho más lindo de lo que parece.

Publicaciones recomendadas
Mostrando 4 comentarios
  • ESPINOZA MIRIAM ALEJANDRA
    Responder

    Que tal GERMAN !…Me encanta tus informaciones, tus comentarios,tus ayudas, que nos brindas a travez de tus experiencias…
    Yo me llamo ALEJANDRA, ARGENTINA y quiero viajar a Malaga España,ahi tengo familia,pero yo tengo recidencia comunitaria, quisiera saber que es el CPR..?
    para saber si puedo intentar ir a trabajar…,otra preguntita..la edad tiene mucha importancia…? Bueno x ahora es lo que me gustaria saber,te agradeceria mucho tu respuesta un gran saludohasta pronto…!!!

    • German
      Responder

      Hola Alejandra, me alegro mucho de que te haya gustado la información brindada.

      El CPR es el equivalente al número de DNI, el cual es necesario tramitar siendo extra comunitario para poder trabajar. Teniendo pasaporte europeo, sencillamente es necesario conseguir un trabajo para que le den a uno un permiso de residencia y un número de CPR.

      La edad no es un factor determinante, sino mas bien la experiencia, la capacidad de trabajo y por sobre todas las cosas el manejo de idiomas.

      Saludos!

  • YESENIA CENTENO
    Responder

    Hola, mi Bello, acabo de ver el Programa con Rafa, excelente… me puse a conocer mas de Dinamarca, hace tiempo que quería leer un poco más, luego de estar enferma mucho tiempo, hoy busco mi rumbo, con mis niños y mi esposo, preparamos papeles para emigrar de Venezuela, que nos aconsejas con referente a los costos de manutención si es una familia, somos profesionales de mente abierta, tuve un amigo viviendo allá, pero se de vivir como soltero.

    • German
      Responder

      Hola Yesenia, me alegro mucho de que te haya gustado el programa! Si son profesionales y pueden obtener los visados correspondientes, no van a tener mayores problemas. El paso siguiente es encontrar una casa acorde a una familia. Las escuelas son públicas y ofrecen cursos de nivelación de idioma (según la edad de los niños) para que puedan adaptarse al nivel correspondiente. Respecto a los costos de manutención no puedo darte demasiadas precisiones porque viajo sin niños!

      Saludos!

Deja un comentario

dinamarca