El sindrome de Berna, Paris, o… mi experiencia en Berna

 En: Suiza

No es tan raro. A mucha gente le pasa. El problema es que muchisima gente no sabe como se llama. Ya lo se, no tenes idea de lo que estoy hablando. Vos querés leer mas sobre Suiza. Te sentís estafado. El título dice Berna y yo te estoy tirando frases inconexas. Ahí va. Dejame reflexionar.

Toda una vida planificando un viaje… llegas a ese destino tan preciado, tan anhelado. En ese momento la sorpresa es total. La imagen que tenias del lugar… no es la misma. Nadie te mintió. Nadie te estafo. Tu imagen era la de un paraíso. Y ese paraíso existe… pero no como vos lo creías.

La mejor explicación de todas la leí en un libro hace un tiempo. Me estaba recuperando de una lesión de ligamentos, cuando por casualidad cayo en mis manos un libro. “El arte de viajar” de Alain de Botton. Nunca sentí que un libro me hable tanto a mi como el día que llegue a Berna.

Si estas leyendo esto, y no sos pariente mio, es porque te gusta viajar. Pero mas que viajar, te gusta este modo, esta filosofía de viaje. Miras fotos, buscas cosas que hacer, lees opiniones… Y el día que llegas a destino, la realidad te pega una piña en la pera. Hace varios años le pusieron un nombre a esa sensación: El Síndrome de París.

Berna

El Síndrome de Berna

Síndrome de París, Berna, Jerusalen… Si nunca escuchaste hablar, te paso a contar brevemente que es. Año 1986, un psiquiatra Japones residente de París atiende a un colega turista. Alucinaba, sentía que el mundo estaba contra el, y la decepción era tan grande que tuvo una fuerte crisis depresiva. Esto se debía a que al llegar a París, la imagen idílica de la ciudad choco con la realidad Francesa.

En El arte de viajar, cuentan un caso similar acerca de las playas paradisíacas. Uno cree por postales que las playas son arenas blancas y agua turquesa, desde una hamaca paraguaya entre dos palmeras. Y la realidad es muy distinta. Eso existe, es verdad. Pero también hay kioscos, estaciones de servicio, obras en construcción, autos y motos, cajeros automáticos… La imagen del paraíso, en esa postal, no incluía todos estos elementos imprescindibles en la vida humana. Ademas de que el clima difícilmente sea el mismo que transmite una imagen, ya que nosotros lo idealizamos. Seguramente haga mas calor, o mas frío. Llueva, haya viento, o este nublado.

Ahora sabes como se llama esa sensación.

estatua berna
El come-niños, con modernos carteles de fondo

Idealización del sueño, o imágenes de Berna…

Hacia frío. Suiza venia superando ampliamente las expectativas. Las imágenes que tenia del país del chocolate eran las que todos creen, vacas en un pasto verde, casas típicas, montañas nevadas. De hecho, la cantidad de castillos y pueblos medievales me abrumaban. No podía dejar de sacar fotos, mas de 30 GB, y todavía no habíamos llegado a Berna.

De Berna tenia una sola foto, una sola imagen. La hiper saturada, en un hermoso día, en el mejor angulo posible sacada, desde enfrente del río. Llego a mis manos en un momento complicado, tras fuertes discusiones en el ámbito laboral, y con ganas de irme lo mas lejos posible de todo ese ambiente. Ese fue el principio del problema. La idealización del destino de fuga, de todo lo opuesto a lo mal que la estaba pasando.

Aca tenes las imagenes a las que me refiero.

Nunca se me ocurrió pensar que Berna era la capital de Suiza. Que obviamente tenia que tener una estación de tren gigantesca. Una gran cantidad de gente yendo y viniendo, metidas en trajes con maletines, apuradas por llegar. Correo. Basura. McDonalds. Trafico. Lluvia, viento, frío.

Llegada a Berna

Veníamos desde Gruyeres, conociendo ciudades hermosas como Fribourg… Finalmente, la autopista desemboco en la zona norte de Berna. Con un poco de dificultad llegamos a un barrio que parecía sacado de un cuento de hadas. El departamento era excelente, con unas vistas alucinantes. Pero todo me parecía poco… No estábamos en cualquier lado, estábamos en Berna, soñaba con esa imagen mientras veía la cara de mi gerente diciéndome que corrija una planilla porque no le gustaba mi letra… Y acá estaba. No veía la hora de ir al centro. Quería llegar YA.

Pero tenia que tomarlo con calma. Sino la imagen no iba a ser tan espectacular. Llovía, y había neblina. No era el mejor momento. Pero no aguanto mas. Quiero ir ya.

Vamos para el centro…

Es difícil de explicar la sensación. Estábamos a escasas 12 cuadras del centro histórico. A 100 metros del puente que cruza el Aare, los carteles no dejaban dudas. El centro de Berna. Era el momento. Tanto tiempo anhelando este momento… veo que esta el puente. Decido levantar la vista, y ver con mis propios ojos, eso que tanto ví por fotos.

Tantas noches soñando despierto con esta imagen… Pasaron horas y horas sentado en una oficina con gente toxica en que esta imagen me metía dentro de una burbuja, y nada me afectaba. Abro los ojos.

¿QUE ES ESTO? ¿DONDE ESTA MI CIUDAD? ¿LA POSTAL DE MIS SUEÑOS? ¿DONDE ESTA BERNA?

Y ahí, en medio de ese enojo, surgió la peor de las preguntas… ¿Esto es Berna?

tranvia berna
La Berna de mis sueños no tenia esta maraña de cables...

El principio de la desilusión

No hay maneras de explicarlo con palabras. Nunca tuve una desilusión tan grande. El río, tan descolorido, todos esos edificios viejos sin luz, autos, cables. El síndrome de Berna se apodero de mi. Me quede callado, sentí una profunda desilusión. El pulso se me aceleraba. No lo podía creer. Y empece a hacer lo que hoy, sentado en Italia otra vez, veo que a todos les paso.

osos de berna
Es invierno... los osos, simbolos de Berna, estan hibernando

La etapa de la negación

Seguro que soy yo. El día no ayuda. El clima no es el mejor. Estoy cansado. Lo estoy sacando de contexto.


La etapa de culpas

Seguro que soy yo. Pensé demasiado en este destino y cualquier falla no me deja disfrutarlo. Tengo que relajarme, la ansiedad es muy grande y por eso no disfruto. Tengo que dejar que me sorprenda.


La etapa del auto convencimiento

Seguro que soy yo, pero ahora que voy a dejar que me sorprenda, todo se va a arreglar. Mira que hermosa esa estatua! Mira como se mueve la ciudad! Disfruta lo cotidiano!


La etapa de la depresión

No hay nada que hacer. Soy yo. Esto no es lo que pensaba. No le veo nada lindo. Nada me sorprende. Camino y camino… y cada paso es una puñalada a mi recuerdo. Mañana me levanto y todo va a ser peor.


La etapa de la mejoría letal

Hoy es un nuevo día, Berna va a ser lo que es. Hoy nada va a influir. Voy a disfrutarla. No es tan feo todo. Ayer estuve mal… esta vista no es tan mala. Foto. Esta iglesia es bastante simpática. Foto. Esto parece interesante. Foto. Bueno, después de haber caminado todo el día, no era tan feo…


La etapa del odio

No era tan feo… Era horrible. Me quiero auto convencer de que esta ciudad horrible es linda porque fue un sueño. Pero es horrible. HORRIBLE. No tiene nada, no debería haber venido nunca. Me quiero ir YA. No quiero volver nunca mas. Juro que no le voy a recomendar nunca a nadie que venga a Berna.


cuervos berna
La ciudad invadida por los cuervos... estamos en Berna o Baltimore?

¡Vamo’ a calmarno’!

Tres opciones: Te aburriste y le diste a la X. Te estas riendo. Estas llorando. Ademas podes considerarme un boludo, por favor, ¡No me ofendo! Esto que pareció una sátira, es verdad. Un poco exagerada, debo admitirlo. Pero fue lo que me paso en mi estadía en Berna. De forma completamente objetiva.

Squirtle

La realidad es que Berna no es fea, es una ciudad hermosa. Mi expectativa era excesivamente alta. Al pensar mas tranquilo, obviamente me dí cuenta que no podía pensar así, porque era sencillamente falso. No es una ciudad hiper turística. Pero es hermosa. Hay varias atracciones. Ademas de que, como dije antes, ver lo sencillo de la vida en Suiza es un espectáculo por si mismo. Sorprenderse del orden y del caos es parte de los viajes largos.

Fotos de Berna

Las fotos son el reflejo del alma. Sin dudas no es lo mismo sacar una foto si uno esta feliz que triste. Mucho menos editarlas. Las fotos anteriores transmiten ni mas ni menos que mi sensación de esa experiencia. No deben ser tomadas de forma literal. Esta es la verdadera Berna. Saquen sus propias conclusiones.

A veces, no hay que idealizar los destinos. Nunca hay que olvidarse que una gran parte de cosas no se muestran normalmente, pero deben existir en las ciudades. Eso no debe sorprendernos. De hecho, con el paso del tiempo (y los kilómetros de viaje) cada vez me pasa menos.

NUNCA HAY QUE OLVIDAR

LAS CIUDADES FUERON HECHAS PARA LA COMODIDAD DE LA GENTE QUE VIVE AHÍ. BERNA NO ES LA EXCEPCIÓN. LA COMODIDAD DE LOS LOCALES SIEMPRE DEBERÍA SER LO PRIMORDIAL. Y SUIZA SE ENCARGA DE QUE ASÍ SEA, SIEMPRE. LOS VISITANTES SOMOS NOSOTROS. NOSOTROS TENEMOS QUE ADAPTARNOS.

Multas Berna
Policia Suiza haciendo multas por mal estacionamiento...

Dicho todo esto, quiero su opinión. ¿Alguna vez les paso? ¿Que destino los decepciono? ¿O por el contrario, cual los sorprendió? Espero que les sirva para los próximos viajes. Ahora, si, ¡A disfrutar! ¡Hasta la próxima!

aare Berna
A veces, con la perspectiva justa, uno se olvida de las gruas y las nubes... Y disfruta el resto.
Publicaciones recomendadas
Mostrando 6 comentarios
  • Adriana
    Responder

    Me maté de risa!!! Justo cuando dijiste q lo haría quién leyera. No conozco Europa y no sé si me interesa conocerla. Las ciudades no me atraen. Prefiero la naturaleza exhuberate. Además a mis 55 años nunca me subí a un avión y me da cosita hacerlo, me espanta no poder abrir la ventanilla y tomar aire o bajarme si no me lo banco. Por eso y por ahora hago Miles de km en auto jajaja

    • German
      Responder

      Hola Adriana! La verdad que yo al principio estaba un poco negado, principalmente frente a las personas que sin conocer absolutamente nada de su propio país deciden irse a lugares lejanos. No creo que sea necesario conocer absolutamente todo, pero si tener una idea general del país en el que nacimos. Pero posterior a eso, Europa es (al igual que todos los continentes) una mezcla que no para de sorprendernos. Y el hecho de que uno solo asocie a Europa con las grandes ciudades es por la publicidad que la mayoría le hace. Desde la Taiga, la Laponia, los Dolomitas, los Balcanes… Hay mucho por ver, inclusive de naturaleza. No le cierres la puerta sin haberlo conocido. Y por lo del avión… no pasa nada. Cuestión de costumbre. Saludos!

  • Adriana
    Responder

    Me maté de risa!!! Justo cuando dijiste q lo haría quién leyera. No conozco Europa y no sé si me interesa conocerla. Las ciudades no me atraen. Prefiero la naturaleza exhuberate. Además a mis 55 años nunca me subí a un avión y me da cosita hacerlo, me espanta no poder abrir la ventanilla y tomar aire o bajarme si no me lo banco. Por eso y por ahora hago Miles de km en auto jajaja

    • German
      Responder

      Hola Adriana! La verdad que yo al principio estaba un poco negado, principalmente frente a las personas que sin conocer absolutamente nada de su propio país deciden irse a lugares lejanos. No creo que sea necesario conocer absolutamente todo, pero si tener una idea general del país en el que nacimos. Pero posterior a eso, Europa es (al igual que todos los continentes) una mezcla que no para de sorprendernos. Y el hecho de que uno solo asocie a Europa con las grandes ciudades es por la publicidad que la mayoría le hace. Desde la Taiga, la Laponia, los Dolomitas, los Balcanes… Hay mucho por ver, inclusive de naturaleza. No le cierres la puerta sin haberlo conocido. Y por lo del avión… no pasa nada. Cuestión de costumbre. Saludos!

  • Bruna
    Responder

    Me hiciste cagar de risa! Que pena que no la hayas flasheado con Berna. Yo fui el año pasado y quedé extasiada. Días hermosos, con sol y el río que era casi flúo me hicieron amarla. Me encantaría mandarte una foto que saqué de arriba de uno de los puentes, creo que te enamoras de Berna. 😉
    Saludos! Y t voy a hacer caso y no voy uka mierda al museo de los barcos vikingos cerca de Copenhagen! 🙂

    • German
      Responder

      Jajajaja muchas gracias por comentar!

Deja un comentario

Suiza