Estancia Harberton y la ruta J desde Ushuaia

 En: Patagonia

Isla de Tierra del Fuego. Pasaron ya más de 130 años, de la fundación de la Estancia Harberton, a manos del misionero anglicano Thomas Bridges.  Una nueva era en el canal del Beagle se iniciaba.

Actualmente convertida para recibir al turismo, la Estancia Harberton fue testigo y  parte de la historia reciente en la isla de Tierra del Fuego.

Estancia Harberton Ruta J

Un poco de historia y fundación de la Estancia Harberton

Allá por el año 1870 Thomas Bridges, un misionero anglicano de origen inglés, tomaba el control de la misión instalada un año antes en las tierras habitadas por los Onas, donde actualmente se encuentra la ciudad de Ushuaia. Para ese momento, con el visto bueno de los gobiernos argentino y chileno.

Pasaron varios años hasta que el gobierno argentino (en ese momento bajo la presidencia de Julio A. Roca) reafirmo la soberanía del territorio, pasando a formar parte inexorable del territorio argentino.

Tan solo 2 años después, Thomas Bridges decide abandonar la misión, y dedicarse a la cría de ovejas en esas latitudes tan lejanas, de las que hasta el momento poco se sabía. Viajó a Buenos Aires para solicitar tierras, las cuales Roca le dono por su labor con los Yámanas, a los cuales no reconocía como legítimos propietarios.

La Estancia Harberton se encuentra a 60 km de la ciudad de Ushuaia, y tiene una extensión de aproximadamente 20.000 hectáreas.

Estancia Harberton Ruta J

Donde queda la Estancia Harberton

Si bien al hacer pocos kilómetros desde la ruta 3 se observa que la ruta J transcurre dentro de la estancia Harberton, el casco histórico se encuentra a 82 kilómetros de la ciudad de Ushuaia, a orillas del canal del Beagle.

La única forma de acceso por vía terrestre es por la ruta J (ripio), que se une con la ruta 3 (asfaltada) a la altura del campamento Rancho Hambre de vialidad.

También se puede llegar por vía lacustre con alguna de las excursiones que navegan por el canal del Beagle.

Ushuaia - Estancia Harberton - Estancia Moat

Paseo a la estancia Harberton desde Ushuaia

En nuestro primer viaje a Ushuaia por tierra desde Buenos Aires, sentía una gran curiosidad por esta estancia. Siempre me resulto extraño el hecho de que la provincia tuviera tan solo 3 ciudades y una veintena de estancias repartidas en su territorio. Siendo la estancia Harberton la primera, la más antigua y a su vez la más turística, decidimos manejar los 80 kilómetros que nos separaban desde el hotel hasta el casco.

Retomamos la ruta 3 con sentido norte hasta el desvió con la ruta J. Si bien se trata de una ruta de ripio, el estado es muy bueno. A mi parecer, es uno de los caminos más lindos que tenemos en nuestro territorio.

Bordea el mar, transcurre por bosques, tiene curvas muy cerradas, pequeñas elevaciones. Se alterna la visión entre mar y montañas. Por momentos se ven ambas. Parece más un camino rural que una ruta complementaria.

Finalmente se llega a la tranquera de la estancia, donde luego de abonar la entrada, se accede al estacionamiento.

Estancia Harberton Ruta J
Camino a la Estancia Harberton por la Ruta J

Visita a la casa principal, jardines y museo

A la izquierda se encuentra el museo Museo Acatushún de Aves y Mamíferos Australes, en donde guardan una colección impresionante de esqueletos de animales de la provincia. La visita vale mucho la pena y la guía que nos tocó nos explicó muchas cosas interesantes.

Arriba en la colina se encuentra el restaurant, con vistas a la bahía. Se puede almorzar, aunque los precios no son del todo accesibles. Un fuego mantiene el ambiente cálido y acogedor (inclusive en verano, esta experiencia fue a fines de enero).

Desde ahí parten las visitas guiadas, en las que se visita la casa principal y sus alrededores, el taller, los jardines y el cementerio. Thomas Bridges escribió el primer y más completo diccionario de inglés a yagán, y fue uno de los pocos misioneros que defendió a los aborígenes y no los considero salvajes. De todas formas, termino recibiendo 20.000 hectáreas de forma gratuita del gobierno nacional, lo cual género (y sigue generando) sospechas sobre su comportamiento en la isla.

Los guías son excelentes y la visita es altamente recomendable.

Pinguinera en la Isla Martillo

Dentro de los límites de la Estancia Harberton se encuentra la isla Martillo, hogar de pingüinos magallánicos y papúa. Muy pocas personas pueden descender en la isla, ya que el gobierno limita la cantidad de visitantes para su conservación. Muchas empresas realizan la navegación y se puede visualizar a los pingüinos desde el catamarán.

En caso de querer caminar por la isla, la única empresa que realiza la excursión es Piratour, teniendo que reservarla con anticipación y sujeta a los cupos diarios disponibles.

En mi caso personal, no conseguimos cupos y luego de visitar Punta Tombo tampoco hicimos demasiado esfuerzo en lograrlo.

Datos prácticos sobre la visita a la estancia Harberton

  • La estancia permanece cerrada durante el invierno. Consultar en su página oficial la fecha de apertura.
  • La visita dentro de la estancia, incluyendo el museo, lleva aproximadamente unas 3 horas. Hay que tener en cuenta el viaje desde Ushuaia, ya que la ruta tiene varios puntos muy fotogénicos para detenerse.
  • Además de sentarse a almorzar, también se puede comprar bebidas calientes en el restaurant.
  • La estancia Harberton cuenta con alojamiento. Los precios son altos. Para los más aventureros, hay 3 campings esparcidos en la estancia, todos agrestes (sin baño ni luz).
Estancia Harberton Ruta J
Vista desde la casa principal de la Estancia Harberton

La ruta J desde estancia Harberton hasta Estancia Moat

La ruta J continua por unos 47 kilómetros desde estancia Harberton hacia península Mitre. Su final se encuentra en el puesto de la Prefectura Naval Argentina “Cabo segundo Jorge Eduardo López”. A partir de ahí, la única forma de seguir adentrándose en la península es a pie. Si les interesa esta expedición, este libro cuenta el periplo de 3 jóvenes fueguinos que recorrieron la península a pie, partiendo desde este punto.

Por desgracia, mi conocimiento acerca de este tramo de la ruta fue posterior a mi primer viaje. Si bien volví a Ushuaia, nunca tuve la posibilidad de realizar esta ruta, pero las imágenes hablan por sí solas. Es un camino pendiente al que algún día voy a recorrer.

Estancia Harberton Ruta J
La ruta J prácticamente tocando el mar...

Espero que les sirva de inspiración y visiten este maravilloso lugar. Buenas rutas!

Publicaciones recomendadas

Deja un comentario