10 cosas que me hubiera gustado saber antes de viajar a Dinamarca (Parte II)

 En: Dinamarca

Porque no alcanza con un decálogo, fue necesario hacer la parte II. Hay una gran cantidad de sorpresas que nos esperan a la vuelta de la esquina, y algunas esta bueno saberlas de antemano. Así que sin mas, les dejo otras 10 cosas que me hubiera gustado saber antes de viajar a Dinamarca.

La capacidad de ahorro

A todos nos preocupaba el muy alto costo de vida trasladado a pesos, principalmente en alojamiento. Sin embargo, con el pasar de los meses, no solo es fácil recuperar los montos iniciales, sino que inclusive se puede ahorrar una buena parte sin demasiados esfuerzos. Pero también es fácil tentarse y no ahorrar ni un ore…

El Skat te devuelve si te cobra de más

Haciendo cálculos, intentando entender ese sistema maquiavélico captor de una porción abundante (y mucho) de nuestros salarios… sin ningún sentido. El Skat cuando hace el balance, hayan tenido uno, dos o 162 trabajos distintos, siempre les va a cobrar lo mismo a todos. Y si pagaron de más, simplemente se los van a devolver. Lo grave es si pagan de menos, porque se los van a cobrar después…

No es necesario cambiar plata al llegar

Desesperado a la hora de encontrarnos en un país nuevo, y con una moneda que no es el euro, necesitamos tener efectivo “por las dudas”. Y ahí es donde vamos a la casa de cambio del aeropuerto, donde entregan las valijas y nos matan con el cambio. No es necesario. Todo, absolutamente todo, se puede pagar con tarjeta. Y después cambiar, en caso de ser necesario, en una casa de cambio de la estación central o de Norrebro, que nos ofrece un cambio mucho mejor.

Con el inglés se llega a todos lados

El miedo más común, el no poder comunicarnos. Si bien el danés es el idioma oficial, todo el mundo habla inglés. Es completamente posible vivir durante muchos años sin entender ni una sola palabra del idioma de las AE y O. Sin embargo, la realidad es que tampoco es tan complicado para las frases cotidianas, y al escucharlo todo el día, es posible aprender frases cortas y contestaciones. Y por los daneses suele ser interpretado como un buen gesto, aunque les fastidie y pasen a hablarte en inglés para no perder el tiempo.

Desde el día 0 se necesita la Rejsekort

Al llegar al aeropuerto descubrimos el sorprendente precio del transporte público (ya sea metro, tren o colectivo). Sin embargo, los precios con la “sube” danesa rondan la mitad. Es fundamental para nuestra economía adquirir, al menos, una Rejsekort Anonima. Las 80 coronas del costo la vamos a recuperar en 2 días. O menos.

Hay supermercados muy baratos y otros muy caros

La diferencia de precios entre supermercados es abismal. Hay supermercados dignos de admiración, con una presentación única tanto de productos envasados como de sus productos frescos. Mientras que otros nos fuerzan a agarrar nuestros productos y salir lo antes posible de ellos para no deprimirnos. Por supuesto que esto tiene un sinfín de razones, pero a fines prácticos, cuanto más feo es el supermercado, más barato es. Así que difícilmente encontremos un Aldi similar a un Irma.

El verano es fugaz, y no vuelve

Hay un dios nordico llamado verano que cuando llega trae toda clase de alegrías. Junto a su visita aumenta la cantidad de turistas, la gente sale de sus casas, el consumo se dispara, y el trabajo abunda.

Sin embargo, el verano viene una sola vez al año, y así como llega, se va… Y un dia se vuelve a nublar, la temperatura baja, y el verano se fue hasta el próximo año.

Los kilómetros no valen nada

Las distancias no tienen importancia, principalmente en Copenhague. Todo depende del tiempo. El diseño completamente irregular de sus calles hace que ir de un lado a otro nos obligue a dar vueltas, esperar semáforos eternos, o esquivar turistas poco acostumbrados a las bicisendas. Por eso las distancias se miden en tiempo, y GoogleMaps le suele acertar bastante.

Es llano, pero ventoso

Dinamarca es llano, por lo que habitualmente nos movemos en bicicleta sin mayores inconvenientes. Pero cuando las noticias informan de que va a haber ráfagas fuertes de viento, es mejor tenerlas en cuenta. Hay muchas posibilidades de caernos, o inclusive de tardar más del doble en llegar de un lugar a otro. Nuevamente, los kilómetros no valen nada.

El sistema de salud es gratuito, pero…

Esto no parece ser una sorpresa, pero el sistema de salud es gratuito, con excepción del dentista, que es muy costoso. Sin embargo, el sistema quedó anticuado, y su atención no es la que debería ser. Por lo tanto, ante cualquier problema es mejor primero contactarse con su asistencia al viajero.

Los horarios son distintos a los habituales

Al menos a lo que nosotros consideramos habitual. La merienda no es parte de su día, por lo que después de trabajar, se va a cenar. Esto es tan así que los locales gastronómicos en general suelen cerrar muy temprano los días de semana, extendiéndose un poco los fines de semana… hasta las 22. Después de eso, no queda otra más que recurrir a los tan amados kebabs, o cadenas de hamburguesas.

Cada experiencia es un mundo…

Y obviamente eso incluye a este post. Un mismo banco, o una misma oficina estatal puede darnos 3 versiones distintas sobre la misma consulta. Es por eso que no hay que temerle a nada, e ir a corroborar personalmente cuando tenemos alguna duda.

Hasta la próxima!

¡Suscribite para conocer nuestras novedades!

Suscribite a nuestra lista de contactos para conocer las últimas noticias de nuestras próximas aventuras.

Recent Posts

Deja un comentario

Television