Ruta de los Cerros, Gruta de Inti Huasi y San Francisco del Monte de Oro

 En: Argentina

Después de la visita guiada por los túneles de la mina abandonada, seguimos viaje hacia la Gruta de Inti Huasi. La idea era conocerla, y volver sobre nuestros pasos para San Francisco del Monte de Oro. La referencia sobre el camino era la mejor, y el clima todavía era bastante benévolo. Así que empezamos…

Rumbo a la Gruta de Inti Huasi

Salimos de la mina abandonada de La Carolina con rumbo norte, hacia la gruta de Inti Huasi. El camino es de por si espectacular. Como la tradición puntana lo indica, había que ponerle un nombre al camino: Ruta de los Cerros. Transitamos los 20 kilómetros sin poder apartar la mirada del paisaje. Todavía no nos habíamos acostumbrado a la luz del sol radiante, después de estar bajo tierra, pero el paisaje era muy… particular.

Llegamos al cerro donde se encuentra la Gruta de Inti Huasi. En la entrada uno puede observar un pequeño centro de interpretación. En el explican quienes fueron los aborígenes Ayampitin, los primeros pobladores precolombinos. Pasaron alrededor de 300 años para que Inti Huasi volviera a ser utilizada luego de la desaparición repentina de sus habitantes. Los aborígenes repoblaron la gruta cerca del año 5900 AC según los estudios realizados. Se considera que la gruta fue utilizada por primera vez cerca del 6200 AC, habiendo un bache en el que no se encuentran restos por 300 años. Eso avala la teoría del abandono por un periodo.

La historia no es muy clara con respecto a quienes fueron exactamente los Ayampitin, y cual fue su relación con los Comechingones (habitantes de toda la zona de San Luis y Córdoba). Pero se cree que pudieron ser antecesores, ya que no hay registro de que hayan sido invadidos, asesinados o corridos hacia otras tierras. De cualquier forma, el legado cultural e histórico de Inti Huasi es increíble. Se encontró una gran cantidad de objetos dentro, además de pinturas rupestres.

Por un tema de preservación, se colocaron las pasarelas para limitar el acercamiento de la gente a las pinturas. La realidad es que las condiciones climáticas hicieron que cada vez se vean menos, hasta que algún dia terminaran desapareciendo.

Camino a San Francisco del Monte de Oro

Saliendo de Inti Huasi decidimos volver por el mismo camino que habíamos venido. Solo que una vez llegados a La Carolina, subir por el camino de montaña que desemboca en San Francisco del Monte de Oro. La distancia es corta, poco mas de 50 kilómetros. El problema es la cantidad de curvas, ya que se cruza las sierras centrales de San Luis. El paisaje cambia a medida que varia la altura, habiendo cada vez menos arboles y dejando lugar a un paisaje similar a la “meseta patagónica”. Su parecido al sur argentino fue fundamental para filmar una película que de otra forma hubiera sido casi imposible de realizar. “Iluminados por el Fuego”, donde su locación real es en las Islas Malvinas, y las similitudes paisajísticas son mas que claras.

Cruzando la Pampa de la Invernada, se desciende hasta el pueblo. La parte mas alta del camino, nos toco hacerla con niebla. Mas que niebla, se trata de nubes bajas que al ganar altura uno se mete adentro. Y no al revés. Al margen de esto, una vez abajo el paisaje cambia nuevamente, para asimilarse al otro lado de las sierras.

Antes de llegar, se observa el embalse sobre la mano izquierda, donde pueden practicarse deportes náuticos.

La educación y su relación con San Francisco

Esta localidad tuvo una importancia vital en la educación del país. El tío de Domingo Faustino Sarmiento exilio de sus pagos natales (San Juan) y se refugio en San Francisco. Sarmiento decidió acompañarlo. Y el desenlace no pudo haber sido de otra forma. A los 15 años, fundo junto a su tío su primer escuela. De hecho, sus primeros alumnos eran mayores que el. Pero eso era lo de menos, la importancia de la educación que tanto había defendido Manuel Belgrano, había encontrado un sucesor. Su visión era que la única forma de progresar era que la población supiera leer y escribir, por lo que intento que todos tuvieran acceso a una educación primaria gratuita. (bien podría nombrar a Alberdi pero seria extender demasiado el tema, hay muchos libros y tanto defensores como detractores de los Proceres).

Volviendo a la ciudad, la mayor parte de las actividades se encuentran por fuera. No voy a extenderme demasiado sobre las mismas ya que no las realice personalmente. Pero hay una gran cantidad de excursiones que tiene bastante pinta. El trekking al Salto Escondido o alguna visita a las pinturas rupestres hubieran sido mis opciones a elegir.

Mientras, nosotros emprendemos la vuelta hacia Potrero ya que fue un día bastante largo arriba del auto.

Personalmente, el camino me fascino, y estuvimos demasiado tiempo parando y sacando fotos. Aviso, para todo aquel rutero y fotógrafo que vaya. Realmente el camino es hermoso.

embalse
Saliendo de San Francisco, ya con destino final: Potrero

Vuelta por la ruta 146

Ya cansados, emprendimos la vuelta por un nuevo camino. La ruta 146 no tiene ningún atractivo o alto importante que yo haya conocido. En caso de haberlo, agradecería que me informen así lo agrego. (Obviamente lo agendo para la próxima visita a la provincia). Ya caída la noche llegamos a Potrero de los Funes para un merecido descanso. El próximo destino iba a ser lejos, pero no solo eso. Íbamos a caminar, y mucho. Pero ya lo sabíamos, y teníamos que estar preparados. Parque Nacional Sierra de las Quijadas, no te tenemos miedo!

Publicaciones recomendadas

Deja un comentario

camino a la puntaMEF TRELEW