Los últimos vestigios en pie del gran sueño del ferrocarril (mi experiencia personal en La Trochita)

 En: Patagonia Argentina

Se me hace muy difícil escribir esto, porque no puedo evitar angustiarme. Recuerdo el asiento de madera de La Trochita y pienso en todos los políticos que pasaron en estos últimos años, destruyendo, entre otras cosas, los grandes esquemas ferroviarios del interior. Su plan de centralizar, darle a los distritos mas populosos para volver a ganar las elecciones una vez mas era su única vocación… Pero la historia argentina no fue siempre así. Y hubo varias personas que soñaron en grande, en el verdadero federalismo, en la repoblación de diversos puntos del país. Historias como la del Perito Moreno o Ramos Mexia resuenan fuerte, principalmente entre los vientos patagónicos. Y su plan de trenes, inconcluso y finalmente destruido, principalmente por falta de apoyo de Buenos Aires, es una herida abierta que aun no para de sangrar.

Vagon abandonado La Trochita
Restos de los gigantes que alguna vez...

Ferrocarriles del sur, La Trochita, Viejo Expreso Patagónico…

Los tiempos habían cambiado, y la Historia Argentina iba camino a su primer centenario de la revolución. Las campañas del desierto ya habían terminado, y diversos poblados habían sido instalados en la Patagonia. Durante el gobierno de Figueroa Alcorta (1904 a 1910, incluyendo 2 años como vicepresidente de Quintana) las líneas férreas y telegráficas tuvieron una expansión impresionante. Entres los nombres mas resonantes de la época, hubo uno que marco para siempre la historia patagónica: Ezequiel Ramos Mexia.

Ministro de obras publicas y agricultura, Ramos Mexia hizo especial foco en la región patagónica. Dentro del marco de la ley de Fomento de los Territorios Nacionales (propuesta por el mismo), consideraba que utilizar los recursos para construir servicios y vías de comunicación, iban a poblar de forma automática estas desérticas tierras. En el año 1906 fue enviado al congreso para su aprobación. Resumiendo 2 años de historia burocrática de la Argentina, llegamos a 1908 y otro personaje sumamente importante en esta historia: Jacobacci.

Estacion de Jacobacci ruta 23
Estacion de tren, tanto de la Línea Sur como del Tren Patagonico

Director de los ferrocarriles patagónicos y el origen de un pueblo

Guido Jacobacci fue un ingeniero, nombrado director general de los ferrocarriles patagónicos en el año 1908. Estuvo a cargo de la construcción de la Línea Sur, junto a otros proyectos ferroviarios de la Patagonia. Durante su gestión, y hasta antes de su muerte, el actual Tren Patagonico llego hasta la localidad que hoy le rinde homenaje con su nombre.

La localidad de Ingeniero Jacobacci cobra notable importancia ya que en el año 1922 (año de la muerte de Guido), cuando finalizaba el mandato de Irigoyen y comenzaba el de Alvear, se decidió realizar una conexión norte-sur en la región. Debido a los altos costos del material ferroviario, y usando un sistema que estaba de moda por su bajo costo, se opto por la trocha angosta (750mm) para unir las localidades de Jacobacci y Esquel.

Los planes no eran claros, ya que eran varias las líneas en construcción (o proyectadas al menos) por lo que se empezaban a colocar rieles para ver donde terminaban, modificando sobre la marcha en casi todos los casos.

En el año 1935, después de muchos planes, idas y vueltas, se inauguro el Viejo Expreso Patagonico. Así nacía un tren que se iba a terminar metiendo en la historia y en el corazón de los argentinos, del que hoy quiero contarles mi experiencia, pero llamándolo con su nombre mas cariñoso: La Trochita.

La Trochita

No voy a ahondar en mas detalles de la historia, porque ya me explaye demasiado. Me voy a limitar a contar la actualidad. El recorrido se encuentra reducido, de los 402 km originales de la red, a 18 km si salen desde Esquel, y a 25 km si salen desde El Maiten. La Trochita no circula por territorio Rionegrino, aunque hubo varios proyectos para restablecer su servicio (con fines turísticos).

Nosotros conocimos las 2 estaciones, pero hicimos solo el trayecto desde Esquel hasta Nahuel Pan.

Nahuel Pan La Trochita
Estacion de Nahuel Pan

Faltan estaciones intermedias que me fueron imposibles de localizar en el mapa.

Esquel y su relación con La Trochita

A diferencia de muchos pueblos y ciudades, que se fundaron alrededor de estaciones de tren, Esquel nació como una colonia Galesa. Pasaron cerca de 70 años desde los primeros pobladores hasta que el ferrocarril termino vinculándolos con el resto del país. Sin embargo, en la actualidad son los principales impulsores de la reactivación de La Trochita, ya que lo consideran como un gran hito en su historia. Un grupo muy importante de personas, hoy son los encargados de que esta parte de la historia no caiga en el olvido. Y día a día mantienen con vida los trenes que alguna vez hicieron grande a la Argentina.

Talleres de El Maitén y Museo Ferroviario

En este caso tampoco voy a dar demasiada información, solo que la localidad de El Maitén tiene, en su estación, un museo similar al de Esquel, y los talleres donde se realizan todas las reparaciones de las locomotoras y vagones. También posee, como ya dije, un trayecto turístico el cual no recorrí. Les dejo fotos de los talleres, ya que en otra ocasión voy a brindarles información acerca de que hay para hacer en la localidad.

Excursión en La Trochita

Todo comienza en la Estación Esquel. Compramos los boletos anticipados ya que era verano, y solía haber mucha gente. Recorrimos el pequeño museo que hay dentro de la estación, donde hay una colección muy interesante de artículos relacionados. Es mas que interesante ya que hay desde boletos hasta matafuegos de hace casi 100 años.

Habiendo recorrido el museo, salimos al anden a esperar la hora. En el anden se pueden ver los vagones, ya que quedan estacionados ahí, pero hay locomotoras que están en un estado de “relativo” abandono. Esto si se lo compara con lo que estaba por venir.

Desde uno de los talleres, salio una locomotora que estaba inmaculada. Esa era la que nos iba a llevar a hacer nuestro recorrido. Adaptada para los tiempos que corren, sigue funcionando a vapor como funcionaba antiguamente, conservando el encanto de antaño que la caracteriza.

Subimos al tren, y arrancamos el viaje. El camino empieza a ganar altura, mientras nos regala una postal de la ciudad maravillosa.

Después de un corto viaje, llegamos a la comunidad Mapuche de Nahuel Pan. Se trata de un caserío a 18 km de Esquel, que si bien esta comunicado por ruta, su sustento es en base a los turistas que llegan en el tren y visitan su museo. Luego de visitar el museo, proceden a dar vuelta la locomotora, para emprender la vuelta.

Tanto en el trayecto de ida, como en el de vuelta, los guías van contando la historia del ferrocarril. El tren se mantiene con pequeñas mejoras pero esencialmente original. Los mismos asientos, las salamandras, ventanillas…

El tren se detiene en algunos lugares para poder sacar fotos, aunque no se puede descender del mismo.

Fin de una historia, principio de muchas otras

La Argentina que soñaron hombres como Ramos Mexia, por desgracia, la destruyeron otros que vinieron atrás. A pesar de eso, esfuerzos inhumanos de incansables hombres y mujeres mantienen vivos, hoy en día, restos de una historia que hubiera hecho grande a la Argentina. Mientras llegamos a la estación, divisamos Esquel, y no puedo evitar pensar en todas las familias que alguna vez viajaron, y miraron por esta misma ventanilla…

Gente que vino a visitar parientes, a instalarse en busca de una mejor vida, o a cumplir funciones sociales. El tren era la única via de conexión con el resto del planeta.

El tren unió generaciones, historias, familias, vida. Miles de pueblos desaparecen cuando un ramal se cierra, y millones de historias se pierden. Tras de si, solo queda la desolación. Y pueblos abandonados. Económicamente es inviable seguir viviendo en lugares aislados, por lo que las familias migran hacia las grandes ciudades, dejando todo atrás. Por eso el esfuerzo de mantener un tren vivo, aunque sea con fines turísticos, es una tarea digna de mención. Por eso espero que esto sirva no solo como guía turística, sino para concientizar de toda la historia que paso, y el país que pudimos ser y no fuimos.

Publicaciones recomendadas

Deja un comentario