Travesia por la Ruta 23 – La Línea Sur

 En: Argentina

Hacía ya bastante tiempo que la Patagonia profunda me llamaba. Cuanto mas uno viaja, mas lugares quiere descubrir. Es una extraña enfermedad que muchos afirman, es incurable. Al viaje siguiente a la visita a Ushuaia a través de la ruta 3, y la subida por la ruta 40, tenía la necesidad de andar nuevos caminos. Y la ruta 23 en Rio Negro era la opción.

La ruta 23 en números

Esta ruta tiene su nacimiento sobre la Ruta 3, y finaliza su recorrido 605 kilómetros mas adelante, en la localidad de Dina Huapi, puerta de entrada a la ciudad de Bariloche.

Se trata del único camino desde la cordillera hasta el Atlántico que transita por el suelo rionegrino. Al momento de hacer esta travesía, el camino se encontraba en un 50% asfaltado, y el otro 50% de ripio. De esta ultima, nos cruzamos aproximadamente un 10% en obra, el resto seguía sin ningún tipo de avance.

Actualmente restan solo 143 kilómetros de ripio, en los cuales se están iniciando las obras de asfalto.

Es considerada la vía mas importante de entrada a la Meseta de Somuncurá.

La linea sur y el tren patagónico

Toda la traza de la ruta 23 va paralela al Tren Patagónico, el cual aún transita entre las localidades de Viedma y Bariloche.

Este tren es 100% estatal y provincial. Depende de la provincia de Rio Negro, la cual también opera La Trochita en su territorio. (La Trochita circula también en la provincia de Chubut).

El tendido original conectaba directamente con Buenos Aires, con un servicio Bariloche – Constitución. Actualmente solo puede unirse, (y con mucha, mucha paciencia, cuando funciona) Buenos Aires con Bahía Blanca, y luego recorrer por otro medio los casi 300 km hasta la capital rionegrina.

Todos los pueblos de la ruta 23 están muy ligados al ferrocarril, el cual sigue siendo la principal vinculación con las grandes ciudades. Sin embargo, el asfalto va desplazándolo poco a poco.

Recorriendo la ruta 23

En nuestro caso, recorrimos la ruta 23 de oeste a este, es decir, desde Dina Huapi hacia el mar. Eso nos pone con el kilometraje descendente, ya que el kilómetro 0 se encuentra en la costa rionegrina.

En caso de querer partir desde la cordillera, la mejor opción es dormir en Bariloche. Pocos kilómetros mas al norte de la ciudad se llega a Dina Huapi, punto final de la ruta 23.

En cambio si la idea es partir desde la costa, el punto de partida es unos kilómetros mas al sur del balneario veraniego de Las Grutas.

Del kilómetro 605 al 0: Comienza la travesía por la ruta 23

Cartel Final Ruta 23 Dina Huapi

Al ingresar a Dina Huapi, un viejo cartel sobre un maltrecho camino de tierra y piedras nos informa que ahí finaliza la Ruta 23. 61 kilómetros nos separan de Pilcaniyeu, la segunda localidad que vincula la ruta 23.

Pilcaniyeu

Su nombre proviene del mapuche, traducido como “lugar de los patos” o “laguna de los patos”. Su historia se remonta a principios del siglo XX, instalándose en el cruce de rutas inmigrantes europeos junto a indígenas mapuches. La zona comenzó a crecer gracias a su cercanía con las rutas, instalándose (gracias a la Ley Avellaneda, la misma que nos dejo una patria alambrada) varias estancias para la producción de lana de oveja.

Posterior a eso, se instalo una sede de la CNEA, donde se realiza el enriquecimiento de uranio para las plantas nucleares que operan en nuestro territorio.

Cartel de entrada a Pilcaniyeu ruta 23
Entrada a Pilcaniyeu

Este primer tramo de ruta es hermoso. Aun se observan paisajes montañosos, similares a los del Paso Cordoba. Se observa el movimiento de suelos para el asfalto, pero recién en su inicio.

La impresión que me dejo este pueblo es que es un lugar tranquilo, del cual cada vez quedan menos jóvenes, ya que migran a las urbes para mejorar sus condiciones de vida. Las estancias tienen actualmente un trabajo muy escaso, debido en parte a las nuevas tecnologías aplicadas, que requieren menos mano de obra, y de la caída del precio de la lana,  desincentivando totalmente la explotación en estas tierras tan frías.

Trayecto de Pilcaniyeu en Ruta 23
El camino sigue...

Comallo

Cartel de entrada a Comallo ruta 23
Ruta 23 en la entrada a Comallo

La ruta avanza sobre ripio, con cerros cada vez mas chicos hasta la pequeña localidad de Comallo. Perteneciente al mismo departamento de Pilcaniyeu, su nombre traducido del mapudungun refiere al color rojizo de sus tierras, en las cercanías del arroyo homónimo que cruza el pueblo.

Tal vez te suene el nombre, y se debe a las noticias. Comallo cobro importante notoriedad hace algunos años, cuando hallaron restos fósiles en su cercanía. Se trata del cráneo de ave mas grande del mundo (60 cm, aproximadamente). Actualmente se pueden ver los fósiles en el Museo Paleontológico de Bariloche.

Clemente Onelli

La ruta poco a poco va amesetandose, perdiendo interés, y aumentando la velocidad del viento cuanto mas nos adentramos en la provincia. Por desgracia, todos los que transitamos por ruta de ripio alguna vez, sabemos que el llano con el viento, forman los temibles, insoportables, y molestos “serruchos” en la ruta. Por lo que la velocidad disminuye, y el viaje se empieza a hacer cada vez mas largo. Pasamos por el caserío de Clemente Onelli

Ingeniero Jacobacci

Finalmente un cartel nos indica que llegamos a Ingeniero Jacobacci. Su nombre se debe al ingeniero responsable de la obra del tren que permitió unir a todos estos pueblos con las grandes ciudades, cosa que parece rara, considerando el paisaje a nuestro alrededor. Ya se pueden observar las casas juntas, el aeropuerto sobre la mano izquierda antes de ingresar al pueblo, y un cierto aire “citadino” en medio de tanta desolación. Llegamos para después del mediodía, por lo que no había ni un alma en la calle. Cargamos combustible, y recorrimos la estación de tren.

Estacion de Jacobacci ruta 23
Estacion de tren, tanto de la Línea Sur como del Tren Patagonico

Jacobacci es, además del poblado mas importante, un nodo distribuidor de caminos sumamente importante. Ademas de transitar la ruta 23, uno puede ir hacia el Alto valle, hacia los poblados rurales de Chubut (Gastre) o hacia la Comarca Andina del Paralelo 42 (Ñorquincó, y mas adelante Esquel). Esta importancia es visible también en el tendido ferroviario, ya que desde aquí también partía el Expreso Patagónico, mas conocido como “La Trochita” que actualmente solo puede recorrerse un tramo muy corto (meramente turístico y simbólico, pero no por eso menos hermoso) en las localidades de Esquel, y de El Maitén.

ASFALTO

La ruta 23 asfaltada
Ya sobre el asfalto, a seguir avanzando

Maquinchao

A unos 70 km mas hacia el este, se encuentra la cabecera del departamento de 25 de Mayo: Maquinchao.

Se trata de la localidad mas conocida, gracias a una nefasta connivencia entre nuestros gobernantes y la inescrupulosa Argentine Southern Land Company (compañía inglesa fundada en 1889), quien se adueño de aproximadamente 40.000 hectáreas en los alrededores, para la cría de ganado ovino. Su lana llego a ser reconocida a nivel mundial por su calidad.

Mientras tanto, los habitantes que se habían instalado en la zona, luego de la Conquista del Desierto, debieron huir nuevamente. La caída de los precios de la lana, junto a la nacionalización de una parte del monopolio que tenían en el país, hicieron que la empresa venda sus estancias.

En su gran mayoría, quedaron en manos de otro grupo empresario, el cual sigue al día de hoy, y tiene aproximadamente 900.000 (si, novecientas mil) hectáreas en la Argentina: Benetton.

Entrada a Maquinchao ruta 23
Entrada a Maquinchao, y comienzo del nuevo asfalto de la Ruta 23

Ademas de todos estos datos, Maquinchao ostenta un récord que pocas localidades pueden ni siquiera imaginar. Se trata del lugar mas frío de la Argentina (continental, claro esta) ya que el día 17 de julio de 1991, se registraron -35 grados. El viento nos dio su muestra mas grande de poder, costando muchísimo abrir las puertas del auto. Los lentes son obligatorios, y sacar una foto tarea cuasi imposible. Sin embargo, los vecinos nos comentaron que a veces el viento calma… por un rato nada mas.

En la actualidad se sigue practicando la trashumancia como medio de subsistencia. Las oportunidades para los jóvenes se ven afectadas, habiendo gran migración hacia las ciudades. Sin embargo, logra poseer una población estable.

Aguada de Guerra

El siguiente caserío que nos encontramos en la traza de la ruta 23 es la localidad de Aguada de Guerra. Tuvo su importancia por la estación del Tren Patagónico, pero hoy en día simplemente sobrevive. Poco mas de 100 habitantes y no mucho mas que aportar de mi parte.

Los Menucos

El pueblo de Los Menucos se ubica a unos 70 km de Maquinchao. Su origen es dado por los aborígenes que escaparon desde la pampa húmeda y se instalaron en esta zona. Su principal actividad económica se relaciona a los yacimientos minerales, siendo el de mayor importancia el de piedra laja.

A esta altura, la ruta se encuentra completamente asfaltada, y señalizada. Ya se observa mayor cantidad de emprendimientos turísticos (excursiones, restaurantes y alojamientos). Sin embargo, el paisaje hace muchos kilómetros ya es de meseta desértica. El viento es el verdadero amo y señor de estas tierras.

Entrada a Los Menucos ruta 23
La ruta 23 y su flamante asfalto en Los Menucos

Sierra colorada

Desde hace muchos kilometros la ruta no nos sorprende. Sin embargo queda una ultima elevación para cortar tanta monotonía. Y será en la próxima parada: Sierra Colorada. Esta localidad debe su nombre a las formaciones que rodean el pueblo, las cuales no necesitan explicación.

Ministro Ramos Mexia

El paisaje ya no va a cambiar, y el cansancio acumulado se junta con las ganas de llegar a la playa. Sin embargo quedan varias localidades sobre la ruta 23 y la siguiente es Ministro Ramos Mexia.

Este pueblo nació como un descanso para los viajeros que atravesaban la zona. De las primeras casas ya no queda prácticamente nada. A pesar de eso, el pueblo cuenta con una gran cantidad de restos de importancia arqueológica.

Su nombre es en honor a Ramos Mexia, ministro de obras públicas de la nación, y principal impulsor del Tren Patagónico.

Entrada a Ramos Mexia ruta 23
Entrada al pueblo de la Ruta 23 que le rinde homenaje al Ministro

Nahuel Niyeu

Nahuel Niyeu es un pequeño caserío, con una de las mas tristes historias relacionadas al progreso y asfalto de la ruta 23. Saliendo con rumbo a Valcheta, vemos algo raro en la ruta, un desvío.

Al acercarnos, la indignación fue inmensa.

El día 8 de marzo de 2012, una crecida descomunal del arroyo Nahuel Niyeu hizo colapsar el puente. A la actualidad, el puente aun no fue reconstruido. Con mucha indignación, seguimos viaje. No solo que ese puente costo una fortuna, y estaba demolido. Ni que tuviera que transitar por ripio unos pocos metros. La indignación es que esos pueblos ante una leve crecida quedan incomunicados. Y una ruta nacional queda cortada. Y pasan los años, y nadie les brinda una solución.

Lamento informarles, a todos los que deben transitar esta región de forma asidua. Una de las rutas mas importantes de la Argentina, no solo por la cantidad de autos que circulan diariamente, sino por ser el paso mas directo para enviar los camiones hacia el pacifico, estuvo mas de 8 años cortada por el desborde de una laguna. (Ruta 7 a la altura de Laguna La Picasa). Tristemente, ese puente va a tardar demasiado tiempo en ser reconstruido. En fin. Seguimos.

Junio del 2018: el desvío sigue existiendo. El puente aún no fue reconstruido.

Valcheta

Valcheta es la ciudad mas vieja de la línea sur, y una de las mas viejas de la provincia. Si bien ya había aborígenes nativos instalados, con luchas por territorio con los mapuches, no se hizo un asentamiento permanente hasta el año 1833.

La avanzada militar de la “conquista del desierto” uso este lugar a orillas del arroyo Valcheta para crear un campo de prisioneros.

La gran mayoría de ellos murieron. Las pésimas condiciones en las que se encontraban y el trato inhumano que recibían causo su deceso por inanición. Posterior a eso, se instalo un fortín, lo que causo que empezara a recibir inmigración europea, que se instalaba en la zona debido a su famosa condición de “oasis de la línea sur”.

Por su cercanía a un centro turístico de gran importancia (Las Grutas) posee varias atracciones y servicios para el turista. Económicamente es la localidad mas prospera de la meseta.

Entrada a Valcheta ruta 23
El oasis de la Ruta 23, la fértil localidad de Valcheta

Fin de la ruta 23

La bonanza de las tierras de Valcheta se extienden hasta el final de la ruta 23. Su paisaje es distinto a todo el resto. Se puede observar cierta actividad agrícola (principalmente huertas y quintas) y arboles de mayor tamaño.

Finalmente, después de 600 km, la ruta 23 nos despide en un empalme con la ruta 3. A unos pocos kilómetros hacia el norte, se divisa la entrada sur de Las Grutas.

Reflexiones personales

Seria bastante complicado definir esta ruta con términos normales. No puedo recomendarte que la hagas, no es de por si atractiva.

Las atracciones turísticas son bastante limitadas. No se encuentra en el mejor de los estados, ni pasa por lugares inolvidables. Sencillamente es una parte de la historia sumamente importante, ya que no todo son los palacios porteños ni las ciudades petroleras.

Hay un mundo por fuera de las ciudades turísticas y las capitales provinciales. Y siento que es una forma de estar mas cerca de mi país, y de los caminos que existen tierra adentro.

Me sorprendió mucho ver estos poblados. Prácticamente es imposible no preguntarse que hacen en estos parajes tan remotos, como hacen para sobrevivir. Pero la gente con la que tuve trato, siempre denoto que estaba feliz. Que ese era su lugar, y que allí nacieron, y allí morirían.

Estoy seguro que esto que pienso y siento, el día de mañana va a quedar en el olvido. Porque la ruta se esta asfaltando, y une por el territorio rionegrino la capital provincial con la ciudad mas importante. Y de a poco los negocios van a surgir, ya que la distancia es importante, y las propiedades van a aumentar su valor.

En busca de un futuro mejor, muchas de esas familias van a tener que migrar, en el mejor de los casos, mas “al fondo”, mas lejos de la ruta. En otros casos, directamente a otro lado.

El progreso es inevitable, con todo lo bueno, y todo lo malo que tiene. Pero para esto, falta mucho. Por el momento, que terminen la ruta. Y le mejoren la vida a todas estas personas, que la luchan mucho mas que nosotros, día a día, por estar mejor.

Publicaciones recomendadas
Mostrando 4 comentarios
  • Alec Engler
    Responder

    muy buena descripcion, certera, y con opiniones, con las que uno puede coincidir o no, pero son sensatas.

    en pocos dias la haremos, pernoctando, y desviando a la meseta, y quizas enganchemos la fiesta de la laja

    • German
      Responder

      Hola Alec, gracias por tu opinión!

      Saludos!

  • Lorena
    Responder

    Buen trabajo de redacción. Es difícil registrar experiencias de vida tan personales para que otros podamos conocer.
    Soy bahiense pero desde 2005 vivo en El Maitén, un lugar que citas. Y eso me alegra. Porque no se si lo conocerás pero haces una real referencia en cuanto a las excursiones en la Trochita. Quien fuera primordial conector entre Jacobassi y la Patagonia sur.
    En cuanto a este relato de la ruta 23, es una forma de encararla. Hace años que queremos hacerla con mi familia… Pero siempre salen otros imprevistos que me obligaba tomar la 22 para visitar mi hogar paterno.
    Gracias… Ahora me incentivaste a arrancar!!!

    • German
      Responder

      Hola Lore, he estado en el Maitén y visitado el museo de la estación, donde parte La Trochita hasta el desvío Thomas. Desgraciadamente por una cuestión de tiempos no pude realizar esta experiencia, que imagino debe ser igual o superior a la de Esquel.

      La ruta 23 es un viaje único que cada vez se va haciendo mas popular gracias al asfalto. El momento de hacerlo es ahora, antes que se convierta en una ruta mas del montón!

      Saludos!

Deja un comentario

laguna cerca de san luis capital