10 cosas que me sorprendieron en el Reino de Dinamarca

 En: Dinamarca

10 cosas que me sorprendieron en el Reino de Dinamarca

Dinamarca. Su nombre nos remite directamente a un lugar remoto, al norte de todo el resto de Europa. Frio. Vikingos barbudos gigantes. Pero automáticamente se nos viene a la cabeza lo otro, lo moderno. Educación de calidad. Los ciudadanos más felices del planeta. Cada uno tiene una idea (más o menos) formada acerca de este país. Yo también tenía la mía, y si bien muchas cosas se parecieron, hubo otras que me sorprendieron. Es por eso que quiero compartirles las 10 cosas que me sorprendieron en el Reino de Dinamarca.

El Reino de Dinamarca y Dinamarca no son lo mismo

Seguramente la primer sorpresa que me lleve. No, en verdad no. Hubo otras cosas primero, pero son bastante mas ridículas. Dinamarca como país es la península de Jylland junto a un centenar de islas, siendo las mayores Sjaeland (donde se encuentra Copenhague) y Fynn (donde se encuentra Odense).

En cambio el Reino se compone de Dinamarca y de los territorios autónomos de las Islas Feroe y de Groenlandia. Debido a que la forma de gobierno es una monarquía constitucional, cada territorio autónomo tiene un primer ministro, quienes gobiernan bajo la supervisión de funcionarios directamente designados por la reina.

El cambio más chico es de 0,50, y el redondeo no es siempre a mi favor

La falta de monedas es un problema habitual a nivel mundial. O eso creía. Siempre que iba a comprar con efectivo, me redondeaban el vuelto de a 0,50 coronas, más conocido como 50 ORE. Estas simpáticas monedas de color bronce, me hacían sentir que perdía o ganaba plata según como cayera la cuenta, y que por razones de comodidad no daban monedas de menor valor.

En Dinamarca la moneda más chica es la de 0,50, quedando las de 0,25 en desuso. Es por eso el redondeo, y no por una intención de sacar ventaja de parte del comerciante. Y por otro lado la ley es bien clara: si algo sale 1,76kr, el precio que se cobra es 2kr. Mientras que si sale 1,74kr, el precio es 1,50kr.

El pescado no es tan barato como creía

Creía que el pescado era casi una comida de todos los días, y claramente no fue así. Si bien los precios no son exageradamente altos, no son la ganga que me imagine. A pesar de eso, todas las semanas encontrábamos el hueco para comer pescados o mariscos.

Y si encontrábamos de oferta el salmón ahumado…

La importancia de las medias

Para cualquier evento o reunión, los zapatos suelen ser uno de los detalles que no deben pasar desapercibidos. En el caso de los hombres, un zapato mal lustrado o embarrado puede llamar la atención. Mientras que los tacos de las mujeres suelen ser el halago de las reuniones.

En Dinamarca nada de eso tiene importancia. Y mucho menos si el evento es en una casa.

En el interior de las viviendas, la gente anda descalza. Y en el exterior, la mayor parte del año llueve, nieva, o la calle esta mojada. Y la mayor parte de la población se mueve a pie o en bicicleta, por lo que el calzado debe ser cómodo, y se ensucia.

Es por eso que lo más importante es llevar unas buenas medias, limpias, sin agujeros. Y el que tenga las medias más divertidas, suele ser el que más anima la fiesta.

costo de vida trenes

Lo usado no vale nada

En una sociedad con un poder adquisitivo alto y un nivel de consumo acorde a las circunstancias, no es anormal que se tiren muchas cosas “por ser viejas”. El marketing cumple muy bien su función de vendernos cosas que no necesitamos en estas latitudes, y tiene un porque. En invierno la mayor parte de la vida pasa por dentro de la casa. Y si cambiar muebles, adornos, equipos electrónicos es barato, ¿porque no hacerlo?

Por eso uno puede encontrarse en la basura artículos en perfecto estado, como computadoras, sillones, equipos de música, muebles. Y ni hablar de libros, adornos, cuadros. El valor de las cosas usadas, en la mayoría de los casos, es nulo. Es por eso que no esperen comprar una bicicleta nueva y venderla al 80% de su valor un año después. Los autos se terminan regalando. Las bicicletas terminan abandonadas.

Lo usado, si es viejo, vale y mucho

En contrapartida, hay algunos artículos que son muy bien valorados. Todo aquello que pueda parecer de colección, va a tener un valor de reventa alto. Es por eso que un auto que en los confines de Sudamérica consideramos como chatarra, puede tener un valor excesivamente alto en estas latitudes. Todos tienen la posibilidad de comprarse un auto 0 km.

Pocos tienen la posibilidad de andar en un 3CV o en un Ford A. Es solo cuestión de entrar a DBA.dk y ver los precios de un Fiat 128, o similares.

Las puertas del baño tienen traba

Los baños merecen un post completo. Hay un punto sumamente importante en cuanto al funcionamiento de los sistemas de privacidad. Todas las puertas de los baños tienen trabas del lado interno. Y siempre tienen que estar trabadas. Se considera una falta de respeto el hecho de que uno no trabe la puerta del baño, porque el que esta atrás en la fila, no golpea. Abre la puerta y entra.

Los enchufes tienen tecla independiente

Como si de una “zapatilla” se tratara, cada toma en la pared tiene su tecla independiente. Esto es muy beneficioso para la gran cantidad de lámparas que suelen tener las casas, ya que desde la misma pared se puede activar o desactivar cada una de ellas, sin necesidad de agacharse cada vez.

La relación de la bebida con la sociedad

Al ver una sociedad tan estructurada y ordenada, uno creería que a simple vista todo está prohibido. Sin embargo, una de las leyes que atentan contra el orden público (o eso se cree, claramente) es respecto a la bebida. En países donde la violencia es alta, las peleas nocturnas son más que usuales, y los autos tienen que estacionarse “en un lugar que no sea un campo de batalla por la mañana”, beber en la calle está prohibido.

En Dinamarca no. Uno puede comprar una cerveza en el supermercado, ir a la plaza, sentarse con un six pack de Tuborg, y nadie les va a decir nada. Eso sí, no se te ocurra molestar a la gente que está a tu alrededor. La politi se encargara de explicarte cómo funciona el sistema de leyes danés antes de que digas “jeg taler ikke danske”.

En verano es otro país

Seguramente sea la frase más repetida, por lejos, de todos los que ya vivieron un verano danés completo a los recién llegados. Parece difícil de explicar para una capital europea que supera el millón de habitantes que el calor pueda llegar a cambiar el ritmo de la ciudad.

Cuando finalmente los días se alargaron, y salió el sol, entendí todo. Durante la primavera parecía una ciudad fantasma, y nunca lo había notado. La gente salía de todos lados a disfrutar el sol cada vez que podía. Las actividades al aire libre se multiplicaban. Se respiraba otro aire, otro ambiente.

Y encima todos decían que en verano el trabajo iba a aumentar muchísimo, y mi escepticismo crecía más y más. ¿Cuál podría llegar a ser la razón por la que la gente saldría a consumir más plata cuando hiciera calor?

El cambio fue radical. Tuve que rechazar ofertas de trabajo. Con los que tenía supere las 200 horas mensuales, lo que en Dinamarca no es habitual. A cualquier hora la calle estaba llena de gente, llena de vida.

Pero finalmente un día, los días empezaron a acortarse, el frío volvió a aparecer y junto a él, la gente empezó a desaparecer. Cuando me quise acordar, trabajaba pocas horas, vivía con campera, salía de casa y volvía de noche. Toda esa gente se había refugiado hasta el siguiente verano. Y a nadie le sorprende.

Solo, tal vez, a los que estamos acostumbrados a huir del calor. A los que tuvimos la dicha de nacer en una ciudad donde se alcanzan los 40 grados con una humedad muy alta. Los mismos que en verano huimos de las calles para refugiarnos en cualquier fuente de aire acondicionado que tengamos cerca.


Al igual que la anterior recopilación, no debe ser considerada como una verdad absoluta. El fin último de esta serie de posts es informar de forma distendida y divertida. Sientanse libres de compartir.

Si no vieron las cosas que me hubiera gustado saber antes de viajar a Dinamarca, pueden verlo aca.

Aclaración: Habrá parte II

Publicaciones recomendadas
Mostrando 6 comentarios
  • Lisandro
    Responder

    Gran post!
    che, poca humedad no? aun en verano?

    • German
      Responder

      Hola Lisandro, mas o menos… Es una isla después de todo. Pero en general se tolera bastante bien el clima.

      Saludos!

  • Constanza
    Responder

    Me leiste la mente respecto a mis pensamientos sobre dinamarca, y mas en cuanto a lo del calor. Saludos, Tucumana

    • German
      Responder

      Me alegro Constanza! Saludos!

  • Daniela
    Responder

    Buenas, muy bueno tu post, ¿vos fuiste con un buen nivel de inglés y/o sabiendo algo de danés?

    Tus experiencias laborales fueron fuera del ámbito profesional? No se si me podrás mencionar algunas de tus experiencias, mi incertidumbre se basa en que por ejemplo, en Argentina nunca trabaje como camarera o algo relacionado con la gastronomía.

    Si tuviste alguna experiencia en el campo también me gustaría que me comentes.

    • German
      Responder

      Hola Daniela, cuando me tomé el avión, mi nivel de inglés era muy muy básico, y de danés no sabía absolutamente nada. Soy técnico electromecánico, trabajé en Argentina de eso durante 6 años. En Dinamarca, con un CV real (no mentí en la experiencia, solo la “acomodé” en cuanto a las tareas que hacía según el perfil de lo que buscaba) laburé en depósitos y en un café, como barista y atendiendo al público. Mi nivel de inglés mejoró muchísimo, e inclusive podía atender los pedidos en danés. Por supuesto que si me sacaban del discurso normal de conversación, no tenía idea de que me hablaban. Respecto al campo, no tuve experiencias, ya que siempre me quedé en CPH. Pero tranquila, todo se aprende. Todos los trabajos fueron siempre nuevos para mí.

      Saludos!

Deja un comentario

Television